Proyectos educativos

El arte ha sido en mi caso una herramienta para investigar. Así he descubierto que la enseñanza de prácticas artísticas a niños y niñas puede ser un pretexto para guiarlos en la investigación de sus territorios y de su patrimonio cultural. Llevar la mirada de los niños hacia las prácticas propias de cuidado territorial es el primer paso para pensar en la conservación y sobre todo en la construcción de comunidades más resilientes.