Mambe, tabaco y caapí

En el principio la coca, el tabaco y el yagé eran personas. Con el tiempo, el creador las convirtió en plantas para que acompañaran con su sabiduría y conocimiento a los pueblos originarios de América. De esta forma brindaron dulzura en la palabra, disciplina en el pensamiento y visión; abriendo las puertas para el entendimiento de las múltiples dimensiones que conforman la realidad.
En la actualidad estas plantas continúan guiando el obrar de las comunidades nativas a través de la interlocución que mantienen con ellas hombres y mujeres de sabiduría. Esta serie se construye como un homenaje a todos los guardianes de conocimiento con los que he podido compartir, algunos de los cuales constituyen las últimas conexiones que las etnias mantienen con estas plantas de poder.